Cínico. [Naraku&Kagome]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cínico. [Naraku&Kagome]

Mensaje  Aneiina el Mar Abr 03, 2012 7:51 am

Cínico.

Sentada en aquella banca lo miró enojada, mientras él sonreía como si nada. ¡Tuvo ganas de borrarle la maldita sonrisa de un golpe! Pero no, no lo haría; porque sabía que eso era lo que él quería: Sacarla de sus casillas. Y no iba a permitirselo. No señor.

Cogió su bolso y sin mirar atrás, comenzó a caminar por la nieve, observando las luces navideñas resplandecer. Atrás suyo, escuchó una carcajada descarada y luego el sonido de las pisadas siguiéndola sin ninguna verguenza.

Sintiendo que él la seguía, comenzó a correr por el frío parque, enfurruñada; un gesto bastante infantil, pero a ella no le importó. Mientras, el joven dándose cuenta de la situación sonrió un poco y comenzó a correr detrás de ella, acechándola.

La chica resopló irritada y comenzó a correr más rápido y él, por supuesto, la imitó. Si ella quería guerra, guerra tendría. La muchacha soltó un gruñido, y miró hacia atrás encontrándose con la burlona mirada del chico. Lo que no esperó, fue que al distraerse iba a resbalar y a caer como tonta tendida en la nieve. Seguido de eso, las indiscretas personas del parque que observaban la situación desde el principio soltaron leves risitas.

Mientras que, atrás suyo Naraku soltaba una risotada, al mismo tiempo que le preguntaba algo como '¿Te duele el trasero Kagome?'

Ella no le prestó mucha atención, sólo lo fulminó con la mirada, intentando ignorar la verguenza.

Se levantó del frío y húmedo suelo intentando no perder la poca dignidad que le quedaba y comenzó a caminar, pasando al lado del pelinegro y murmurando un obstinado 'Hump'. Sin embargo, mientras se disponía a pasarlo una mano firme la tomó del brazo.

—¿A dónde crees que vas? —preguntó su cínica voz.
—¿Qué no es obvio? —soltó bruscamente.
—No —replicó él— Y pensar que todo comenzó por comerme un tonto chocolate. Vaya que eres tonta, Kagome.
-No soy tonta. Tú eres un abusivo —corrigió enojada— Y un grosero también -añadió- Además, eres un estúpido y idiota y un...

Fue entonces, cuando sintió los labios tibios del chico sobre los suyos y sus ojos se abrieron como platos. La lengua cálida y húmeda del joven rozó sus labios, pidiendo permiso para entrar. Así que, tardándose un poco por la sorpresa y sin nada que perder, abrió su boca y le dio acceso. Las lenguas juguetearon un rato, hasta que la falta de aire se hizo presente y se separaron.

Por un segundo, se miraron intensamente. Y ella pudo descubrir en su oscura mirada algo parecido al amor, a la luz. Un brillo extraño. Quizás él no fuera tan malo, quizás sólo necesitaba su apoyo, quizás... quizás...

—Que conste que sólo lo hice para que te callaras. —Comentó sonriendo atorrantemente el muchacho, tomándola del brazo y empezando a caminar.

Úh, la chica sintió como si un balde de agua fría le hubiera caído encima. ¡Maldito fuera! Todavía no había salido de su conmoción cuando ya estaba siendo arrastrada hacia el parque de nuevo.

Kagome soltó un gruñido. Naraku no era amable, no era educado, ni delicado y muchísimo menos romántico y aún así ella estaba loca por él. Era un maldito descarado, un maldito y atractivo descarado. Estúpido, pensó.

El chico por su parte miró por unos segundos a la chica y luego miró al frente de nuevo, sonriendo. Se veía increiblemente graciosa con esa mueca.

—¿De qué te ríes? —preguntó enojada.
—De ti —respondió simplemente y otra vez las ganas de golpearlo volvieron.

Gruñó, como por sexta vez en ese día.

¡Era un cínico de lo peor! Pero ella lo quería así y ¿qué se le podía hacer?

_________________
avatar
Aneiina
Moderador
Moderador

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 30/03/2012
Edad : 19
Localización : El País de las Maravillas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.