Masoquismo. [Kagome]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Masoquismo. [Kagome]

Mensaje  Aneiina el Mar Abr 03, 2012 8:05 am

Masoquismo

El nudo en su garganta se hizo presente, al mismo tiempo que su mirada era cubierta por el flequillo. Recostada en la parte de atrás de aquel árbol, levantó la cabeza y se asomó, para encontrarse con la típica escena de Inuyasha abrazando a Kikyo.

Tuvo ganas de llorar, de mandarlo mil veces al suelo e incluso deseó mal a su encarnación. Pero, ciertamente, no tenía ningún derecho para hacer las dos últimas cosas. Inuyasha no le pertenecía y si bien tampoco era bueno llorar, era problema suyo si lo hacía o no.

Ellos fueron acercando sus rostros y ella volvió a girar la cabeza bruscamente, mirando hacia la luna mientras sus ojos se llenaban de lágrimas, que no permitiría salir.

Se volteó una vez más, para torturarse una última vez con aquella imagen; y salió corriendo. Cuando estuvo lejos, se sintió estúpida, porque ella sabía que él iba a verla y aún así lo seguía.

Odió el sentimiento de celos, odió a los causantes, a las circunstancias, el que a Inuyasha cuando estaba con ella se le nublasen los sentidos y no se percatara de su existencia, el ser demasiado buena como para irse y dejarlos solos con la misión, y a la perla; incluso se arrepintió de salvar a Kikyo. Detestó la sensación de sentir su alma envenenada y recostándose de un árbol se dejó caer.

Dejó salir una lágrima, por más que se dijo que no lo haría y, sentada en la yerba bajo la luna, analizó sus sufrimientos, llegando a la conclusión de que el simplemente estar en el Sengoku le hacía mal.

Si cada árbol le recordaba a Inuyasha e Inuyasha le recordaba a Kikyo que para ella era sinónimo de sufrimiento, ¿cómo no sentirse mal? Suspiró, porque sus amigos también le recordaban al hanyou, el que estaba atada a la maldita perla.

Repentinamente se sintió absurda, porque ella no se quedaba solamente por la perla sino porque a pesar de todo, quería permanecer al lado de ellos y de él, porque aunque le causaban sentimientos negativos, también le brindaban hermosos momentos que guardaría por siempre en su memoria y que no estaba dispuesta a soltar. Quiso irse, pero sabía que no podría dejarlos ir a ellos.

Sintió rabia, pero hacia sí misma, por ser tan tonta e ilógica.

Definitivamente permanecer en el Sengoku, al lado de Inuyasha y sus amigos, era un ácido y adictivo masoquismo. Algo que no quería ni podía dejar, por más dolor y daños que le causara.

_________________
avatar
Aneiina
Moderador
Moderador

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 30/03/2012
Edad : 19
Localización : El País de las Maravillas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.